Combatir el frío… y no enfermar en el intento

En estos días que son más fríos y desapacibles y parece que no apetece tanto salir de casa, queremos dejaros unos consejos para el invierno y no comenzar la siguiente estación con catarro.

Educación para la salud: consejos para pasar el invierno con nuestros niños.

Con la bajada de temperatura en invierno, empiezan a aparecer resfriados, gripe, bronquitis, y otras enfermedades estacionales. Pero también la bajada de temperatura puede tener otras consecuencias para nuestra salud.

Durante el invierno pensamos que pasando la mayor parte posible del día bajo techo estaremos protegiendo más a nuestros niños de los catarros que sufren con frecuencia y que les tienen con mocos durante meses. Pero es importante saber que salir a la calle, cuidando ciertos aspectos, no supone más riesgo de coger un virus. 

Los virus se contagian de persona a persona, y el aire de la calle (con un buen abrigo) no hará que los bichitos se instalen en nuestro organismo. Sin embargo, las aglomeraciones, estar más cerca de más gente (en el aula, en las casas, centros comerciales…) sí que puede tener como consecuencia que los pequeños se contagien. 

 

Recomendación: Un buen abrigo y pasear en las horas de luz.

  • Mejor poner al niño varias capas de ropa por donde el aire caliente y la temperatura de nuestro cuerpo pueda mantenerse, que un abrigo muy gordo.
  • Cubrir la cabeza con un gorro: por la cabeza perdemos temperatura. Usar un gorro para cubrir la cabeza del niño es una buena idea para mantenerle caliente.
  • En la mayor parte de nuestro país el invierno nos deja horas con luz y cielo despejado en las que podemos pasear. Estando en movimiento podemos sacar a nuestros niños a respirar el aire de la calle. Incluso se beneficiarán de la actividad física del paseo y el juego.
  • Evitar las aglomeraciones de centros comerciales, parques de bolas o colchonetas, que tienen a los niños en contacto con otros niños y adultos que pueden estar resfriados.
  • Ventilar la casa todos los días. Cinco minutos son suficientes para renovar el aire.
  • Y siempre, siempre: lavado de manos al llegar a casa. Consejo de nuestra enfermera escolar 🙂

 

Recomendación: Cuidar la alimentación en invierno.

Buscar alimentos para combatir el frío y aumentar los líquidos.

El cuerpo es sabio, y lo que nos pide es comer comidas caseras y calentitas. Efectivamente, estas nos ayudarán a mantener la temperatura de nuestro cuerpo.

  • Los hidratos de carbono lentos: patatas, arroz, legumbres (también ricas en proteínas), nos proporcionan energía. Preparados como guisos resultan agradables y útiles para entrar en calor. 
  • Con el frío del invierno tenemos menos sed: es importante no despistar la ingesta de líquidos de los más pequeños para que no se deshidraten. Además, una buena cantidad de líquido ayudará a movilizar los mocos y evitará infecciones respiratorias.
  • Aprovechar los alimentos de otoño/invierno: verduras como calabaza, zanahorias, espinacas, y las frutas del invierno como las naranjas y las mandarinas (ricas en vitamina C), nos brindan muchas oportunidades para poder realizar platos que refuerzan las defensas. 
  • Los frutos secos (no ofrecer nunca a menores de 5 años para evitar atragantamientos), también son una fuente de energía que además nos aportan grasas saludables y Omega 3.

 

Recomendación: Permanecer atento a la manera de caminar cuando hay hielo.

Durante la noche la temperatura baja, y con la humedad del ambiente se pueden formar placas de hielo en aceras, escaleras y en la carretera, que se pueden mantener durante horas o días. Las caídas en invierno por resbalones también son un problema para nuestra salud consecuencia de la bajada de temperatura.

En las zonas principales de las ciudades, afortunadamente se preparan las calles para el invierno esparciendo sal. Así se baja de manera importante el riesgo de resbalones pero no se elimina totalmente.

  • Realizar una pisada más segura y firme: mantener un centro de gravedad más sólido.
  • Caminar con pasos cortos, apoyando toda la planta del pie, apuntando ligeramente hacia fuera.
  • No caminar con las manos en los bolsillos, de esta manera si se produce una caída las manos o los brazos podrán ayudarnos a no golpearnos en la cabeza. 
  • Utilizar calzado adecuado para el invierno con suela “con dibujitos”, y preferiblemente que sujete los tobillos para evitar torceduras. 


Con todos estos consejos, Seres Salud, Servicio de Salud Escolar, os invita a disfrutar del invierno de una forma saludable.