enfermera-escolar-accidente-en-el-colegio

Enfermera Escolar: Accidentes más comunes en el colegio

Nuestros hijos, durante la época lectiva, pasan la mayor parte del tiempo en el colegio. Y en el colegio es donde hay más probabilidad de que sufran un accidente, por eso los colegios con Enfermera Escolar son más seguros para nuestros hijos.

La mayoría de los accidentes que se producen en los colegios son de carácter leve, pero no por eso hay que menospreciarlos, y cualquier madre o padre preferirá que su hija o hijo sea atendido por un profesional sanitario, por muy leve que sea el accidente.

Además un accidente leve, como un rasguño, también puede complicarse, por ejemplo, por una desinfección inadecuada o una mala práctica por parte de alguien que no tiene los conocimientos sanitarios y experiencia necesaria.

Pero tampoco podemos olvidar que en los colegios también se producen accidentes graves, roturas de huesos, contusiones graves en la cabeza, pérdidas de consciencia… etc.

Y en estos casos, no contar con un profesional sanitario como la ENFERMERA ESCOLAR sí puede tener consecuencias graves a corto y a largo plazo.  

Accidentes más comunes en la escuela.

Los accidentes más comunes en la escuela se producen durante los recreos o clases de Educación Física, aunque un resbalón, caída en una escalera, etc. se pueden producir prácticamente en cualquier momento.

Hematomas, moratones o cardenales.

El lugar donde con mayor frecuencia se producen es en las piernas, aunque también podemos encontrarlos en brazos, rodillas y cabeza. La gran mayoría son indoloros y se curan por si solos. No obstante, la enfermera escolar puede valorar la gravedad del mismo y si es conveniente aplicar hielo sobre la zona en la que aparece el hematoma. Asimismo, si la enfermera escolar observa que el moratón no cambia de color durante más de 2 semanas o continúe el dolor puede aconsejar acudir al pediatra. 

Arañazos o raspones.

Suelen producirse por caídas sin importancia. Ante este tipo de heridas lo más adecuado es lavar con agua y jabón para eliminar para eliminar restos de suciedad. Pero si sangra es necesario taponar la herida, aplicar un antiséptico, y si es una zona muy expuesta es conveniente tapar la herida con una gasa, y en estas tareas es mejor contar con una Enfermera Escolar. Además, si la herida continúa sangrando tras 5 o 10 minutos, es profunda o presenta algún objeto clavado se hace imprescindible la valoración de una enfermera escolar, que cuenta con los conocimientos y experiencias adecuados para valorar si hay que acudir a los servicios de urgencia.

Rinorragia, hemorragia nasal o sangrado de la nariz.

Normalmente son producidas por golpes, por eso es conveniente la valoración por parte de un especialista sanitario como la enfermera escolar.. Que además podrá dar los consejos de actuación adecuados como inclinar la cabeza hacia delante para que salga la sangre hacia afuera, y no hacia atrás como a veces se aconseja equivocadamente. Además si transcurridos 10 minutos y no cesara el sangrado la enfermera escolar puede llevar a cabo otras actuaciones, que exceden las competencias y conocimientos de personal docente y no docente del colegio y si aún así no cesara la hemorragia tendrá valorar seriamente si se debe acudir al médico.

Esguinces y luxaciones.

La palma se la llevan los esguinces de tobillo, pero también se producen luxaciones de otros huesos. La enfermera escolar es la persona adecuada para valorar la gravedad y decidir que pasos deben darse. Asimismo, una correcta valoración por parte de la enfermera escolar permite asegurar que los partes que se dan a la mutua o seguro de accidentes del colegio es el correcto, evitando subidas de precio en la prima.

Fracturas.

Aunque todos pensemos que nuestros hijos no se van a romper ningún hueso, la realidad es que las fracturas de huesos en los niños son bastante habituales, es uno de los accidentes más comunes de los niños en el colegio. Las fracturas más habituales son las de muñeca, codo, antebrazo, tobillo, tibia y clavícula. Una fractura es una lesión que puede quedarse en nada o complicarse mucho, por eso la valoración por parte de un profesional sanitario es muy valiosa y puede prevenir y evitar males mayores.

Traumatismo en la cabeza.

En la mayoría de los accidentes y golpes en la cabeza no hay consecuencias graves, pero pero en ocasiones puede provocar lesiones cerebrales graves. Pero en función de la gravedad del golpe hay que estar atentos ante la aparición de confusión, convulsiones, somnolencia, dolor que no remite… y en estos casos es la enfermera escolar la que cuenta con los conocimiento necesarios para hacer una valoración correcta y tomar las decisiones de actuación adecuadas.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
¡¡¡Muchas gracias!!!(Votos: 1 Promedio: 5)