Una de las etapas con mayor riesgo de crisis epilépticas es la infancia, con una incidencia de 45 nuevos casos al año cada 100.000 niños menores de 10 años.

Crisis convulsiva

Una crisis convulsiva es una contracción involuntaria y patológica de los músculos, que se manifiesta por movimientos irregulares localizados en un grupo muscular, en varios o en todo el cuerpo.

Se produce por una excesiva descarga de actividad eléctrica en un grupo de neuronas. La crisis convulsiva se inicia bruscamente y generalmente dura poco tiempo.

Las convulsiones son la urgencia neurológica más frecuente en la infancia, y se pueden producir de forma aislada. Una sola crisis no se considera epilepsia. En la epilepsia las convulsiones se dan más de una vez y se deben a una afección del cerebro. Una de las etapas con mayor riesgo de crisis epilépticas es la infancia, con una incidencia de 45 nuevos casos al año cada 100.000 niños menores de 10 años.

¿Por qué se producen las crisis convulsivas?

Pueden desencadenarse por múltiples causas. En ocasiones se producen por fiebre alta en menores de 5 años, lo que se conoce como convulsiones febriles. También se pueden producir por bajadas de glucosa en diabéticos, meningitis, traumatismos en la cabeza, intoxicaciones, o por epilepsia.

¿Qué síntomas produce una crisis convulsiva?

Se producen movimientos involuntarios y rigidez corporal. En ocasiones, antes de producirse la crisis, el niño/a puede presentar cambios de humor, irritabilidad, dolor de cabeza y mirada fija.


También se produce un desvanecimiento brusco, sin causa aparente, con pérdida de conciencia, pérdida del control de esfínteres, salivación excesiva, sudoración, palidez y náuseas.


Posteriormente a la crisis le sucede una pérdida de memoria transitoria y cansancio excesivo.

Cómo actuar ante una crisis convulsiva en el colegio

  • Lo principal es mantener la calma y ayudar a los demás a que la mantengan, para ayudar mejor al alumno con convulsiones.
  • Se le proporcionará intimidad, evitando aglomeraciones.
  • Se avisará a la enfermera escolar para que actúe según el protocolo de actuación de crisis convulsiva.
  • Mientras llega la enfermera al lugar donde se encuentra el alumno:
    • Procurar que el niño no se lesione durante la crisis:
      • Se le debe tumbar de medio lado y retirar los objetos duros o muebles con los que se podría golpear.
      • Colocar algo blando bajo la cabeza para evitar que se golpee contra el suelo.
      • Aflojar la ropa, especialmente la del cuello para facilitarle la respiración.
      • Nunca dejar al niño solo.

¿Cómo actuará la enfermera escolar ante una crisis convulsiva?

Evaluará las funciones vitales basándose en el ABC de los primeros auxilios:

A. Asegurar la vía aérea:

  1. mantener de lado (salvo si existe traumatismo previo).
  2. Aspirar secreciones.
  3. Colocar cánula orofaríngea.
  4. Ventilación: Administrar oxígeno al 100% (mascarilla con reservorio).

B. Valorar respiración:

  1. Coloración.
  2. Movimientos torácicos.
  3. Frecuencia respiratoria.
  4. Auscultación pulmonar. 
  5. Saturación de oxígeno.

C. Circulación:

  1. Canalizar vía intravenosa y poner suero glucosado 5%
  2. Valorar:
    1. Perfusión periférica.
    2. Pulso.
    3. Frecuencia cardiaca.
    4. Tensión arterial.
    5. Determinar la glucemia.

Administración de medicación anticonvulsiva

Administración de medicación anticonvulsiva propia en caso de ser epiléptico conocido, o de urgencia con la indicación médica.Es importante observar la duración de la crisis (generalmente dos o tres minutos) para luego facilitar la información a la familia o a los servicios sanitarios, y el tipo de convulsiones: si se han producido en una parte del cuerpo o ha sido generalizada.


Si la crisis dura más de 10 minutos o es la primera vez que ocurre, se llamará al 112.


Una vez haya cedido la crisis, permanecerá en reposo hasta que se encuentre recuperado.


En caso de tratarse de una convulsión febril, intentar bajar la fiebre, desabrigándole y con medicación antitérmica.

¿Qué se debe tener en cuenta en el colegio que tiene alumnos con convulsiones?

Cuando en el colegio se encuentra un niño con crisis convulsivas conocidas, la familia aportará a la enfermera una ficha de salud con información sobre su patología y sus pautas a seguir, así como una autorización para administrar medicamentos de urgencia para la crisis, y se depositará la medicación en la enfermería.

En caso de presentar síntomas de enfermedad cualquier alumno, el personal del colegio tiene el deber de socorrerlo, según indica la Ley Orgánica 10/1995 de 23 de noviembre (Artículo 95 del Código Penal)

Todo el personal del colegio que tenga alumnos con crisis convulsivas deben de conocer las pautas individuales determinadas por su médico, y generales de convulsiones.

En caso de encontrarnos con un alumno en el colegio que presenta convulsiones, es importante tener en cuenta las repercusiones emocionales de las mismas, tanto del niño como de sus compañeros, e instruirlos también a ellos para saber identificarlas y pedir ayuda.

¿Qué no se debe hacer ante una crisis convulsiva?

  • Nunca se debe intentar inmovilizar al alumno por la fuerza durante la crisis epiléptica.
  • No se debe introducir ningún objeto en la boca, ya que al intentar hacerlo podemos provocarle lesiones en la boca o en la mandíbula, y puede tragárselo.
  • No se tragará la lengua. La lengua es un músculo que está fijado a la garganta. En caso de inconsciencia, lo más adecuado es realizar la maniobra “frente-mentón” o colocar al niño en posición lateral de seguridad.
  • No dar nunca alimentos o líquidos durante las convulsiones o justo cuando cedan. En caso de vómito podría atragantarse.
  • Nunca administrar medicamentos en caso de crisis cuando no existe una prescripción médica.

Cada caso es particular, y los protocolos de actuación en caso de convulsiones serán individualizados e indicados por el médico. No todas las crisis se tratan igual ni en el mismo momento, y siempre es necesario conocer el origen.

¿Cuándo una convulsión se convierte en una emergencia?

Generalmente, las convulsiones se resuelven rápido y los niños se recuperan, sin embargo, se pueden dar circunstancias en las que las convulsiones se conviertan en una emergencia en las que sea precisa la atención sanitaria inmediata y el traslado a un centro médico.

Estas situaciones son:

  1. En caso de traumatismo o lesión previa a la crisis o durante la crisis.
  2. Cuando es la primera vez que el niño presenta convulsiones. Es necesario encontrar el origen de las mismas.
  3. En caso de entrar en status epiléptico:
    1. si la crisis se prolongan más de 5 minutos,
    2. o se encadena con otras crisis sin llegar a recuperarse,
    3. o cuando tras la crisis y pasado un tiempo, no se recupera completamente.