Beneficios del sol para la salud

Existen múltiples beneficios del sol para el ser humano, y con precaución resulta interesante no privar a nuestro organismo de las propiedades del sol.

Beneficios del sol para la salud

Tras un curso intenso nos adentramos en la época de vacaciones, y queremos recordaros unas recomendaciones desde nuestro servicio de salud escolar para disfrutar lo máximo de unos días de descanso.

La radiación solar (los rayos UV) se relaciona directamente con el cáncer de piel, pero no sólo produce esta enfermedad: se sabe que las radiaciones solares pueden ser causantes de quemaduras, envejecimiento precoz de la piel y problemas oculares.

Sin embargo, no debemos privar a nuestro organismo de los múltiples beneficios del Sol, tanto para niños (a partir de una determinada edad), como para los adultos.

Entonces, ¿tomar el Sol? Sí, pero con precauciones.

Existen múltiples beneficios del sol para el ser humano, y con las debidas precauciones resulta interesante no privar a nuestro organismo de las propiedades del sol.

¿Cuáles son los efectos beneficiosos del sol?

1. El Sol activa la vitamina D: 

La vitamina D es una sustancia esencial para multitud de procesos biológicos. La mayor parte de la vitamina D que ingerimos se encuentra inactiva, y la luz ultravioleta del sol se encarga de activarla. Cuando existe una carencia de vitamina D, el calcio y el fósforo de los alimentos no se puede absorber de manera adecuada, lo que puede producir huesos más débiles.
Unos 15 minutos al día, tres días a la semana, serían suficientes para activar la vitamina D. En países soleados como el nuestro, es suficiente con la radiación UV que recibimos durante las actividades cotidianas al aire libre.

2. Efecto sobre el estado de ánimo.

La producción de serotonina, un neurotransmisor relacionado con la sensación de bienestar y el estado anímico, está relacionada con la mayor exposición a la luz solar.
Es conocido que los días soleados tienen un efecto positivo sobre el estado de ánimo, aunque pueden influir otros factores (temperaturas agradables, mayor actividad social, descanso…)

3. Ayuda a mantener los niveles de tensión arterial.

La hipertensión arterial es uno de los principales factores de riesgo de enfermedad cardíaca. La exposición al sol se traduce en un aumento de la temperatura corporal que produce vasodilatación del sistema arterial, pudiendo aliviar problemas circulatorios, especialmente los arteriales.

4. Tomar el sol ayuda a mejorar la piel.

Algunas patologías de la piel como el acné o la psoriasis se ven beneficiadas por la exposición al sol. Siempre de manera controlada, a las horas recomendadas y con las precauciones debidas.

5. Activa las defensas del organismo.

La vitamina D sintetizada por el sol también contribuye al mejor funcionamiento del sistema inmune. Los linfocitos T, encargados de defender el organismo de infecciones, necesitan esta vitamina para funcionar correctamente. Además, el sol aumenta la producción de glóbulos blancos.

Pero siempre cuidado con la exposición al sol.

¿Qué precauciones hay que tener a la hora de exponerse al sol?

  • Es importante el uso de gafas de sol homologadas, también para los niños, para evitar problemas visuales a largo plazo.
    Reducir la exposición solar entre las 12 y las 16 horas.
  • Estar cubierto con ropa y sombreros, y a la sombra, además del uso de cremas de protección solar, es la mejor forma de protección para nuestra piel.
  • Utilizar crema de protección solar apropiada para nuestra piel y la de nuestros niños. Siempre mínimo 15+, repitiendo la aplicación siempre que sea necesario.
  • Los bebés y los niños de corta edad no deben exponerse al sol directamente.
  • Ofrecer agua a los niños con frecuencia.
  • En días nublados también se deben tomar las mismas medidas de precaución, ya que las nubes permiten el paso de la radiación ultravioleta.

¿Y en el colegio?

En un país como el nuestro, podemos disfrutar con muchas horas de sol durante todo el año. Muchos habréis encontrado a vuestros hijos ya bronceados al finalizar el curso por los ratos que pasan en el patio del colegio.

Por ese motivo es conveniente dar crema protectora al salir de casa, y en el caso de los niños más pequeños, dejarle al profesor o profesora un bote de crema para repetir la aplicación si salen de nuevo al patio durante la tarde. 

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER